• BOGOTA-MARKET
  • fida
  • ANNECY
  • bomm
  • Festival Itinerante de Artes Audiovisuales Colombianas

"París siempre es una buena idea". Audrey Hepburn (Sabrina)

la-cara-oculta-cartel1
LA CARA OCULTA


Título original: La cara oculta.

Dirección: Andrés Baiz.

Año: 2011

Países: España y Colombia.

Género: Suspense, thriller.

Interpretación: Quim Gutiérrez (Adrián), Clara Lago (Belén), Martina García (Fabiana), Alexandra Stewart (Emma).

Guion: Andrés Baiz y Hatem Khraiche Ruiz-Zorrilla; basado en un argumento de Hatem Khraiche Ruiz-Zorrilla y Arturo Infante.

Producción: Christian Conti y Andrés Calderón.

Música: Federico Jusid.

Fotografía: Josep M. Civit.

Montaje: Roberto Otero.

Diseño de producción: Bernardo Trujillo.

Distribuidora: Hispano Foxfilm.

Sinopsis. “La cara oculta” es un thriller psicológico que explora los límites del amor, los celos y la traición. Adrián, un maestro de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, y su novia Belén parecen estar muy enamorados. Pero cuando Belén empieza a dudar de su fidelidad, desaparece sin dejar rastro. Afligido, Adrián encuentra consuelo tanto en su música como en los brazos de una hermosa camarera, Fabiana. Pero a medida que

la pasión entre ellos crece, las preguntas sobre la misteriosa desaparición de Belén comienzan a aflorar.

JOSEP CIVIT, director de fotografía

Fuente: lacaraoculta.com

Los productores se aseguraron un trabajo cuidadoso en la fotografía de La cara oculta con la participación de Josep Civit, un catalán con toda una historia en el cine desde 1984. Títulos como Ausentes, Guerreros, Maratón, Luces y Sombras y Angustia, hacen parte de su extenso currículum.

Su llegada a la cinta se dio gracias a que su amigo Antonio Calvache, de Los Ángeles (EE.UU), no pudo participar y lo recomendó ante Andi Baiz. Una vez se pusieron en contacto transcurrió una semana y media de comunicaciones vía Skype entre Bogotá y Barcelona, entre el director y el fotógrafo, para decidir si podían emprender el proyecto juntos.

“Andrés Calderón, el productor ejecutivo, me envió el guión a casa, lo imprimí, lo leí y en menos de dos horas ya estaba llamando a Andi Baiz para decirle: ‘No sé quién eres, tengo muy poca información pero este pedazo de guión me encantaría rodarlo’. Eso fue lo que me decidió”.

Josep Civit hace parte de ese collage de nacionalidades que intervino en la realización de la película, lo cual en su concepto no hizo más que enriquecerla, pues considera que toda película es como un viaje: se monta una carpa de circo, se pone la pista y allí empieza una serie de actuaciones y performances de todo tipo, tanto técnicas, como artísticas, de producción y logística muy complicadas.

“Cada película tiene su particularidad. Pero yo no me sentí en ningún momento como extranjero en este proyecto, sino totalmente integrado y muy bien acogido y creo que los profesionales que hay en Colombia son tan buenos o mejores que los de cualquier parte de América Latina o de América del Norte y se puede emprender cualquier tipo de proyecto en Colombia sin ninguna especie de prejuicio”.

Martina García (Fabiana)

A Colombia por unos tenis

Trabajar junto a Andi Baiz resultó para Civit una experiencia intensa y “y un poco comprometida”, según expresa. Para el español se trata de alguien tan entusiasta que no se pone límites, que piensa en grande, enfocado siempre en su película y en cómo llegar al máximo rendimiento tanto del equipo como de los actores. “Lo hace con tanto entusiasmo y alegría, que no te deja más remedio que seguirle sin ninguna excusa”.

Colombia era un destino que apenas había pisado una vez cuando conoció el puesto fronterizo de Maicao, en La Guajira, aprovechando que estaba rodando una película en Venezuela. “Fui un fin de semana a comprarme unos tenis, antes de eso no conocía nada, aunque eso sí conozco muchos colombianos porque los hay por montones repartidos por todo el mundo”.

El calor y la acogida de la gente es lo que más le impactó de su paso por Bogotá y el recuerdo que mejor se llevó fue el paisaje de Mosquera: “Es una zona muy bonita, con unas extensiones de terreno verde preciosas y, aunque tuvimos algunos problemas de meteorología, no afectaron el look de la película, precisamente porque todo el entorno de la finca era muy verde. Lo que hizo la lluvia fue aumentar la cantidad de verdor alrededor de la casa”.

MARTINA GARCÍA, Bendecida por el cine

Fuente: lacaraoculata.com (fragmento)

Una de las actrices con más reconocimiento en Colombia y de mayor proyección en Latinoamérica protagoniza La cara oculta, la cinta de Andi Baiz en la que comparte set con los españoles Quim Gutiérrez y Clara Lago.

Sus actuaciones en las cintas Perder es cuestión de método, Satanás, Amar a Morir, Rabia y Biutiful hablan bastante bien del desempeño de la colombiana Martina García, quien con los años se ha convertido en una figura con peso en el cine Latinoamericano.

Entre 2010 y 2011 su rostro se volvió aún más cotidiano en la pantalla grande y con La cara oculta, que se estrena en las próximas semanas, reafirma su talento en un género por el que la actriz muestra bastante interés: el thriller sicológico: “Siempre me encantaron películas como Repulsión o Rosemary´s baby de Polanski. Estuve muy feliz de poder hacer esta película, desde que leí el guión me encantó. No sólo por su género sino por la historia misma. La cara oculta mira hacia un lado diferente, el de las pasiones humanas”, sostiene.

La actriz no se equivoca cuando asegura que su carrera en el cine es un privilegio y agradece que todas las películas en las que ha participado se hayan estrenado, pues no duda que es otro riesgo el que se hagan y después no se exhiban ni vayan a festivales. “La verdad es que todas hasta ahora de una manera u otra me han dado muchas satisfacciones”.

Pero este ‘privilegio’ no es gratuito. Martina nunca ha dejado de prepararse aunque signifique empezar de cero en otros ‘mercados’ internacionales en lugar de disfrutar cómodamente del reconocimiento logrado con las producciones de TV y cine colombianas.

Paco Barrera, en Bogotá; Juan Carlos Corazza, en Madrid; y The Central School of Speech and Drama, en Londres, son algunas de las escuelas donde Martina ha ido adquiriendo conocimientos que posteriormente ha expuesto en la pantalla y que han merecido elogios de grandes de la actuación como el mexicano Damián Alcázar, con quien compartió set en la cinta Satanás: “¡No sabes qué cosa!”… me sorprendió su capacidad de reacción, el director le pedía algo y lo movía inmediatamente y de una manera auténtica. Verdaderamente tiene una pasión innata”.

Martina, sin embargo, es más prudente cuando se refiere a su capacidad interpretativa: “En la interpretación hay mucho que aprender y es necesario prepararse, pero al mismo tiempo también estoy convencida de que es básico tener un don, en el que se mezclan fuerza interior, valentía, criterio y extrema sensibilidad”.

Pero esta mujer de exótica belleza va más allá y en los últimos años ha adelantado estudios de Filosofía en La Sorbona de París, aunque a paso lento porque su trabajo en el cine latinoamericano la ha ocupado bastante. El más reciente es La cara oculta, en el que interpreta a una camarera que se enamora del director de la Orquesta Filarmónica de Bogotá y quien sufre por la misteriosa desaparición de su novia, de la cual es sospechoso.

En esta cinta Martina comparte unas seductoras escenas románticas con el español Quim Gutiérrez, muchas de las cuales fueron ‘entre sábanas’. La actriz destacó que se sentía muy privilegiada por tener la oportunidad de compartir reparto con él y con Clara Lago, otra promesa del cine. “Ambos tienen un talento desbordante, son actores dedicados, aman su trabajo y están impresionantes en la película”.

En la piel de Fabiana

Para Martina su personaje en la cinta se mueve entre la autosuficiencia y la dependencia propia de un niño. Fabiana es camarera, trabaja en un bar, vive sola y hace su propia vida. “Su padre está muerto y su madre… ni idea”, dice. La describe como solitaria y muy fuerte, casi ruda en su manera de ser, de vestir y de hablar, pero a veces con momentos de fragilidad. “Siente miedo, cree en fantasmas y en lo sobrenatural y eso confunde mucho las cosas”.
Sin embargo, no duda ni por un instante que se trata de una mujer que cree en el amor, más cuando lo encuentra en Adrián y se siente plena e ilusionada. “Tanto que enfrenta un dilema moral muy fuerte, que no es fácil de juzgar, por lo que no me atrevo a decir si es buena o mala. Sabe que si actúa de una manera correcta puede perder a la persona que ama”.
Las escenas que muestran a Fabiana agobiada, alterada al punto de llegar a fumar y no poder dormir fueron las que más le exigieron y le atrajeron por el ‘punto de quiebre’ que suponían: pasar de ser una mujer libre, autosuficiente, fuerte aunque con toques infantiles y de un rollo masculino muy presente; a otra mujer frágil, que no quiere hacer daño a nadie pero que sabe que puede cambiar la vida de dos personas.
Sin embargo para Martina no hay duda de que en el film todos al final son víctimas de sí mismos y que Fabiana se debate constantemente en esa situación. Por eso le interesó tanto el dilema moral interno al que se ve enfrentada. “Los tres personajes principales se encuentran en situaciones un poco extremas”, afirma.
Desde Barcelona, donde reside hace varios años, Martina habló de las expectativas que tiene con La cara oculta.
QUIM GUTIÉRREZ actor a besos forzados

Fuente: lacaraoculata.com (fragmento)
Cuando se habla de actores jóvenes y con talento el nombre de Quim Gutiérrez sale a flote en el cine iberoamericano con todas sus credenciales. Su rostro ya es familiar en numerosas producciones del cine español e internacional. Ahora la oportunidad la tiene en una producción de cine colombiana-española: La cara oculta.
Empezó a actuar a los 12 años, cuando pidió a sus padres que lo inscribieran en una escuela de teatro y participaba en funciones de colegio con el único propósito de pasarlo bien, hasta que alguien le vio y le invitó a hacer un casting para una serie televisiva.
“Ese día lo pasé muy mal, tenía que darme besos con una niña tres años mayor, a pesar de lo cual me dieron el papel. No tenía actitud, no era actor, simplemente me divertía. Esa primera experiencia fue muy intuitiva”, asegura Quim, un catalán que se inició en el teatro y la televisión de su ciudad natal antes de dar el salto a Madrid, donde empezó a trabajar en la pantalla chica y la grande casi de manera simultánea.
“Coincidió que por esos días se estrenó la segunda película que rodé, Azul oscuro, casi negro, que recibió tres Premios Goya, obtuve el premio Revelación, y tuvo gran acogida en España y en festivales como el de Críticos de Nueva York y el de Venecia”, recuerda.
En La cara oculta, su primera cinta en Colombia, Quim Gutiérrez es Adrián, el director de la Orquesta Filarmónica de Bogotá y el amor de tres mujeres interpretadas por las colombianas Martina García, Marcela Mar y la española Clara Lago.

Si hablar de los sentimientos es difícil en la vida real, descifrarlos cuando se está representando un personaje de ficción no tiene por qué ser más sencillo y para Quim es así de complejo describir a Adrián, tanto que al final el personaje no sabe quién es a ciencia cierta: ¿el malo o el bueno?, ¿Un oportunista del amor o su víctima?
Además del enorme ‘esfuerzo’ por dejarse amar por tres mujeres en la trama de la cinta, Quim tuvo que aprender en seis clases de piano lo que se obtiene en diez años de conservatorio. “Aparte de buen oído y ritmo y algunos pinitos tocando algún instrumento, no tenía ni idea del tema. Por suerte tuve un profesor con una paciencia infinita”, comenta.Luego tuvo que aprender con el director asistente de la Filarmónica de Bogotá sobre análisis de partituras, fraseo y todos los elementos expresivos. “Eso fue apasionante también. Es uno de los privilegios de este trabajo, que te metes intensamente en algo durante dos semanas con gente brillante y te enriqueces”.

bajos6
 

Bookmaker artbetting.co.uk - Bet365 review by ArtBetting.co.uk

Bookmaker b.artbetting.gr review by ArtBetting.gr

Germany bookmaker b.artbetting.de review by ArtBetting.de

Premium bigtheme.net by bigtheme.org