• BOGOTA-MARKET
  • fida
  • ANNECY
  • bomm
  • Festival Itinerante de Artes Audiovisuales Colombianas

"París siempre es una buena idea". Audrey Hepburn (Sabrina)

saw 3d ver2 xlg
Saw 3D

Saw 3D
La saga de ‘Juego Macabro’
Por. Ángel Galindo

Titulo Original: Saw VII (Saw 3D: The Final Chapter)
Titulo en español: Juego Macabro 7 / El Juego Del Miedo 7
Genero: TerrorTemática: Venganza, Asesinos en Serie, 3-D, Terror Psicológico, Muerte
País: Estados Unidos
Duración: 90 Minutos
Año: 2010
Director: Kevin GreutertGuion: Marcus Dunstan, Patrick MeltonInterpretes: Betsy Russell, Cary Elwes, Chad Donella, Costas Mandylor, Dean Armstrong, Gina Holden, Laurence Anthony, Naomi Snieckus, Sean Patrick Flanery, Tanedra Howard, Tobin BellProductor: Mark Burg, Oren Koules, Troy BegnaudFotografía: Brian GedgeMúsica: Charlie Clouser
Montaje: Andrew Coutts

Sinopsis: Un grupo de supervivientes de los juegos de Jigsaw se reunirán para buscar el apoyo del gurú de autoayuda y superviviente Bobby Dagen, un hombre que tiene un oscuro secreto en el que quiere desatar una nueva oleada de terror...

Una tarde de invierno de 2003 bajo el marco del festival de Sundance cientos de espectadores no se podían levantar de sus sillas ante lo que significaba el inicio de un nuevo hito del cine independiente de terror ‘Saw’ (Conocida en Colombia como ‘Juego Macabro’) -  Creada por el director australiano James Wan y el actor  Leigh Whannell -   con una intrigante escena de dos hombres encerrados y encadenados, en una habitación aislada, escuchando una grabación con instrucciones  que cambiarían sus vidas para siempre y los llevarían a buscar las razones que los tenían allí atrapados.

Esta escena se convertiría en un nuevo referente al cine de terror y abriría las puertas a  Jigsaw, un siniestro asesino, otrora ingeniero civil quien utiliza su conocimiento para crear las trampas mecánicas más elaboradas y que en cada una de las posteriores entregas iba perfeccionando mientras el espectador conocía las motivaciones que lo llevaron a convertirse en este siniestro personaje.

Sin embargo toda esa frescura que renovó el género del terror gracias a su  originalidad, sus  atmosferas llenas de claustrofobia y unos giros narrativos totalmente impredecibles donde cada pista podía conducir al espectador por un camino diferente a la obviedad  e incluso darle una dolorosa lección de destructiva superación personal  se convertiría ante los ojos de Hollywood en una jugosa franquicia que al principio sería vista por los espectadores más fieles  como otra alternativa para refrescar un género lleno de lugares comunes, de sustos momentáneos o desesperado en tomar historias de otras partes del mundo para no morir como parte de la industria,  dispuestos a divertirse con  el sádico sufrimiento de los ‘elegidos’ por Jigsaw para ser castigados por sus culpas y redimidos a través de la sangre.

Fue así como el tiempo paso y hasta la fecha se han realizado siete entregas de la saga, (Última parte que se estrenará en formato 3D digital el próximo 5 de noviembre en las salas del país)  convirtiendo una historia de culto en una serie de laberinticos caminos que no llevan a ninguna  parte,  deteriorando al máximo una idea original e irreverente en su tiempo, hasta llevarnos a un descenso en la calidad de las interpretaciones y la forzosa necesidad de realizar un reality show para lograr encontrar una actriz que en últimas no tendría más que un rol secundario, como estrategias para llamar la atención hacia una historia donde  cada vez importaba menos los personajes, donde los argumentos se hacían cada vez más débiles y donde cualquier posible simbología para analizar o cualquier suspenso se transformaba en una dolorosa experiencia  que dejaba en el desencanto a cada vez más espectadores hasta lograr unos mínimos ingresos en taquilla pero suficientes para abrir el apetito de unos productores ansiosos de recuperar sus ganancias o querer explotar una historia que no daba más.

saw5
Tanto así que toda su lógica narrativa se fue perdiendo hasta llegar a una quinta y sexta entregas donde el espectador se sentía observando más un producto piloto para un futuro programa de televisión en proceso de casting que una historia sólida de terror, con personajes sin alma que repetían diálogos y actuaciones sin saber la razón, atrapados  en una serie de asfixiantes secuencias no por su fuerza o emociones implícitas en la realización de cada una de sus escenas sino por su incoherencia y falta de ilación, que hacía cada historia más inverosímil que la otra, donde la pobreza cada vez más notoria en escenarios, fotografía y trabajo escénico solo se sustentaba en el derroche de trampas cada vez más absurdas pero olvidando la esencia que debe tener toda historia y que su primera entrega hizo con maestría que fue ubicar al espectador en un argumento fuerte, sólido y que lo vinculará de inmediato dentro de la trama para que además de hacerle pasar un rato de entretenimiento lograra llevarlo a un punto de reflexión o al menos como toda buena obra de terror generarle una zozobra más allá de la sala de cine.

Ahora afrontando el difícil reto de encontrar una perspectiva positiva de una saga que nunca fue planeada para llegar a siete partes y dejando como un legado discutidas producciones como ‘El coleccionista’ (2009) de Marcus Dunstan (Escritor de ‘Saw 5’), cabe anotar que el comienzo del filme abre la puerta a una brutalidad más abierta, a una fantasía más ilimitada e incluso a una cruel prueba sobre la amistad,  la lealtad y la fidelidad, sin embargo el pasar de los minutos y el retomar de algunos de los personajes ya vistos hasta la saciedad hacen que la idea inicial de abrir la psicosis y convertirla en una plaga colectiva se vaya diluyendo en una serie de secuencias olvidables fácilmente matizables que intentan retomar su rumbo ante una serie de situaciones que podrían aprovecharse al máximo como la reunión de grupo de sobrevivientes de este asesino, o  el dilema moral que presenta el engaño como herramienta de poder social, conflictos que son dejados a un lado por volver a repetir secuencias ya desarrolladas y por buscar el derroche de sangre sin  sentido, desaprovechando actores como Sean Patrick Flanery (que después de ‘The Bondock Saints’ hubiese podido tener un resurgimiento con un personaje que prometía generar gran conexión con el espectador) y que es junto con Tobin Bell una de las pocas actuaciones rescatables de la cinta.

Lastimosamente los conflictos planteados no se desarrollan con la fuerza de su primera parte, los recursos narrativos lucen débiles, perdidos y el 3D digital no logra maravillar lo suficiente como para esperar una nueva entrega, rezando muy en el fondo que en verdad este sea el fin de la saga y podamos dar vuelta a la página a una muy buena idea que mereció un mejor trato por parte de los escritores, productores y directores posteriores para no convertirla en una maquila de hacer dinero instantáneo a bajo costo, sino en un verdadero subgénero del terror que pudo haber combinado elementos del gore tradicional con una visión incluso hasta apocalíptica de la realidad, bajo el cinismo de la industrialización del siglo XXI,  pero que se une al grupo de las grandes ideas fallidas del cine independiente que al ser compradas por la gran industria y ser despreciadas por los verdaderos talentos del negocio, caen en manos de pequeños productores ansiosos de tener sus nombres en las marquesinas y ganar unos dólares en producciones de entretenimiento vacio que pierden tanto su norte que terminan por ir aburriendo con el tiempo hasta a sus fanáticos más incondicionales.

bajos6
 

Bookmaker artbetting.co.uk - Bet365 review by ArtBetting.co.uk

Bookmaker b.artbetting.gr review by ArtBetting.gr

Germany bookmaker b.artbetting.de review by ArtBetting.de

Premium bigtheme.net by bigtheme.org